Aprendiendo a trabajar el cuero: llaveros personalizados

(Entrada recuperada del blog antiguo del 15.Marzo.16)

A medida que nuestr@s hij@s se hacen mayores el nivel de dificultad también crece, tanto para ell@s como para l@s madres y padres. A los diez años (como es en este caso) es casi inevitable que estén comparándose todo el rato: en el aspecto físico, la inteligencia, los talentos, los valores morales, el nivel adquisitivo de los padres, la libertad que les dan para hacer esto o aquello …

Complejos, complejos y más complejos … con el sufrimiento que eso conlleva.

Ésta es la idea que me ha inspirado para hacerles el regalo a los compañeros de clase de mi hijo con motivo de su décimo cumpleaños:

 

 

Son 21 portallaves para llevarlos al cuello, todos diferentes entre sí (ni mejores ni peores, pues cada uno posee su propio encanto) y personalizados con el nombre de cada alumno.

 

 

 

 

 

 

 

Bueno, esto ha sido todo por el momento. Si te ha gustado te agradecería que me ayudaras a difundir en las redes sociales dándole a los botones que están debajo de este texto. También puedes hacerte seguidor/a para mantenerte al tanto de las novedades por email. Por supuesto tus comentarios serán bien recibidos y me ayudarán a crecer. ¡Gracias!

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.